Cata de Vinos en Casa 9

CATA DE VINOS EN CASA

 

Desde el Taller de Ferretería os proponemos un plan divertido, diferente y para todos los públicos (eso sí, mayores de edad): una cata de vinos en casa. ¿Suena bien no? Pues sigue leyendo.

En primer lugar vamos a hablar un poco de qué es la enología.

La enología es la ciencia, técnica y arte de producir vino y el enólogo, es el responsable de dirigir el proceso de elaboración del vino. En este post, queremos que te acerques a la figura del enólogo y experimentes toda una magnífica cata como si en una bodega te encontrases. ¡Ojo! Te recordamos que es apta para todos los niveles y queremos, precisamente, que puedas recrear una cata de vino adaptada si tu nivel es básico, pero a la vez divertida y muy dinámica.

Además, el mundo de la enología no discrimina. Es apto para todos los paladares ya que, cada uno de ellos puede experimentar de forma muy subjetiva y totalmente válida.

Y ahora sí que sí, ¡vamos a ello!

Cata de Vinos en Casa 10

En primer lugar vamos a ver aquellas cosas que tenemos que tener en cuenta para hacer una cata en casa:

1) Número de vinos que se van a catar: Lo primero que tienes que pensar a la hora de querer llevar a cabo una cata de vinos en casa es saber cuántos vinos se van a catar. Si te estás iniciando en el mundo de la enología y tu nivel es básico, nosotros te recomendamos que sean no más de 3 los vinos a catar y de la misma denominación de origen. A medida que nos desarrollemos más en el ámbito del vino, podremos realizar catas de varietales de uvas distintos, para apreciar así más diferencias, aunque claro…¡son más difíciles de apreciar!

Existen otros tipos de catas que se pueden realizaren base a su tipología, como pueden ser:

CATA VERTICAL: la cata vertical es aquella en la que se utilizan vinos con denominación de origen común o de una misma bodega con distinta añada, es decir, el mismo vino con distintos años de envejecimiento.

CATA A CIEGAS: consiste en una cata de vinos sin haber obtenido previamente ninguna información de las botellas.

Elegiremos, como hemos hablado, vinos de la misma denominación de origen: un roble, un crianza y un reserva.

Asimismo, no hace falta que sean vinos necesariamente caros. Tenemos vinos buenos y asequibles en el supermercado de la esquina de casa que nos vienen fenomenal para una cata así. Más adelante te propondremos algunos que nos parecen perfectos para una actividad. ¡Así que no te preocupes!

2) Otro de los aspectos más importantes, es verificar cuántas copas de vino tenemos en casa. Ya que es la herramienta principal que vamos a necesitar y tiene muchas más funciones de las que crees.

Normalmente en las catas, se utilizan catavinos que son copas más pequeñas de lo normal. Tienen un altura total: 155 mm y una altura del balón de 100 mm.

Es normal que no tengas este tipo de copas en casa (y si las tienes… ¡es que ya eres todo un experto enólogo!)

Pero si no se dispone de este tipo de copa, puedes utilizar las copas de vino que tengas en casa, que sean de cristal fino y liso, con forma de huevo alargado. Debe estrecharse en la abertura para que se concentren los aromas, y así facilitar el desprendimiento de los aromas del vino, es conveniente que este se encuentre a una temperatura superior a la de servicio.

Cata de Vinos en Casa 11

3) Con respecto a la temperatura tienes que tener en cuenta lo siguiente:

– La temperatura excesiva aumenta el sabor del azúcar y el alcohol. La temperatura alta también intensifica la acidez de los vinos, sobre todo en los blancos.

– La temperatura baja aumenta el sabor salado, amargo y astringente, producido por los taninos.

Te recomendamos que el espacio donde vayas a realizar la cata esté a una temperatura ambiente, ni muy cálida ni húmeda, ni excesivamente fría. Ahora que viene el calor, intenta aclimatar el espacio con aire acondicionado antes de realizar la actividad.

4) Una vez hechas las comprobaciones con respecto a las cuestiones anteriores, podemos proceder a trabajar en lo que denominaremos nuestra “plantilla de cata”.

En Internet, encontrarás cientos de modelos de plantillas de catas. Puedes descargarte una en alguna plataforma online gratuita. No obstante, nosotros te vamos a explicar paso a paso como elaborar la tuya propia.

Necesitarás un folio normal tamaño A4 (si es más grande mejor) de color blanco. El color es muy importante para la fase visual del vino, más adelante te explicamos por qué.

En ella, plasmaremos “ficha técnica” del vino. Es decir, recopilaremos la siguiente información que podemos sacar de la etiqueta del vino:

• Nombre del vino

• Añada

• Origen

• Descripción del vino

Lo siguiente en lo que vamos a trabajar es las fases que debemos de seguir para realizar nuestra cata. Distinguiremos 3 fases elementales: fase visual, fase olfativa y fase gustativa.

¡Empezamos!

Cata de Vinos en Casa 12

A) Fase visual: es la fase en la que vamos a ver el aspecto que tiene el vino a catar. El aspecto de un vino puede ser limpio, brillante, transparente…entre otros muchos adjetivos que podemos poner. En esta fase, te enumeramos aquellos aspectos del vino que tienes que conocer:

-Capa: que es la “cantidad” de color que tiene un vino. Para ello, utilizaremos nuestra hoja plantilla de color blanco para ver el vino sobre ella. Si a través de la copa de vino se puede leer con claridad lo escrito, el vino será de capa baja, si se lee algo borroso será de capa media y si no se puede leer será alta.

-Ribete: inclinando la copa de vino es la parte del vino más cercana al borde de la copa será el ribete.

-Brillo, es otro aspecto a tener en cuenta en esta fase. Cuanto más brillante, más joven es el vino.

-Lágrima, que son esas gotitas y surcos de líquido que quedan en las paredes de la copa tras mover ligeramente el vino en su interior. Cuanto más lentas caigan esas lágrimas, mayor densidad y graduación alcohólica tiene el vino. Un vino con mayor densidad es un vino con más cuerpo.

B) Fase olfativa: en esta fase veremos la intensidad del vino y a qué nos huele. Primero lo oleremos a copa parada, y después removiéndolo para apreciar las diferencias que existen con ambos movimientos. El vino puede ser de intensidad baja, media o alta en función del olor.

Esta fase podemos repetirla en varias ocasiones, ya que el vino cuanto más se oxigena más aromas emite. Por lo que es conveniente olerlo en varias etapas de la cata.

Dentro de los matices olfativos que podemos apreciar, los podemos distinguir en:

-Aromas primarios: Sin agitar el vino introduce la nariz en la copa e inhala suavemente para identificar los aromas primarios, que son los aromas propios de la variedad de la uva con la que ha sido elaborado el vino. Suelen ser aromas de naturaleza vegetal o frutal.

-Aromas secundarios: después debes agitar la copa de vino ligeramente para que el vino se oxigene y desprenda los aromas secundarios o de fermentación, que son los aromas producidos durante la fermentación alcohólica . Se detectan mejor estos aromas haciendo inhalaciones cortas y seguidas.

-Aromas terciarios o bouquet: Son los aromas más complicados de percibir, para ello habrá que continuar agitando la copa con algo más de energía. Éstos se desarrollan durante el envejecimiento de los vinos y son consecuencia de la evolución de los aromas primarios y secundarios. Se pueden clasificar en diferentes familias como frutales, florales, vegetales, torrefactos, frutos secos, balsámicos, especiados, madera…

C) Fase gustativa: en esta fase veremos el gusto y el post gusto del vino. Hay cierta controversia a la hora de esta fase en una cata, en cuanto a escupir el vino o beberlo.

Hay que degustar y valorar el vino en la boca para después valorar el gusto que nos deja una vez pasado por boca. Por lo que nosotros no te recomendamos escupirlo si quieres que la experiencia sea lo más completa posible.

Por último lo que haremos es valorar el vino que acabamos de catar. Para ello utilizaremos una puntuación del 1 al 5, siendo el 1 la puntuación más baja y el 5 la más alta.

Asimismo, podemos poner en qué situaciones te beberías ese vino y si solo, o acompañado. Lo que recuerdas de un vino, son siempre los momentos a los que te recuerda.

De esta manera hacemos la valoración general de los vinos que hemos catado para elegir a nuestro favorito. Recuerda, un buen vino es aquel que le gusta a cada persona.

Cata de Vinos en Casa 13

A continuación te recomendamos tres tipos de vinos ideales para catar en función de tu nivel:

• Nivel Básico: Abadía Mantrús D.O. Ribera del Duero

• Nivel Intermedio: Juan Gil Laya, D.O. Almansa

• Nivel alto: Arzuaga. D.O. Ribera del Duero

 

¡Esperamos que este post te haya servido de ayuda y te diviertas tanto como nosotros contándotelo!

Idioma